Existe algo que hace parte de nuestro diario vivir y nos despierta gran cantidad de emociones, un elemento que nos llena la mente de sonidos y palabras, un aspecto que se convierte en un factor significativo dentro de nuestro desarrollo cognitivo, La música. Con ella aprendemos muchas cosas, desde las letras y los números cuando estamos niños, crecemos y la música nos sigue envolviendo en muchos contextos sociales donde el romance, el amor, la política, la historia, entre una infinidad de temas, son expresados y aprendemos demasiado sobre ellos. Así que, si la música es una herramienta potencial dentro de nuestra lengua materna, puede ser igual de beneficiosa a la hora de aprender una lengua extranjera, y ya verán porqué.

Primer aspecto a tener en cuenta, el vocabulario. Muchas veces nos cerramos a la idea de escuchar música en otro idioma por el hecho de que “no entendemos nada”, pero que tal si al momento de hacerlo, lo hiciéramos con el propósito de aprender. Actualmente tenemos la facilidad de encontrar la letra de cualquier canción en Internet, entonces no hay excusa para saber que dice esa canción que ha llamado nuestra atención en otro idioma, podríamos entender el mensaje de la canción e indirectamente aprender vocabulario en otra lengua. Muchas veces cuando aprendemos una lengua lo hacemos desde conceptos muy académicos, entonces la música es una forma de estar en contacto con una lengua desde un nivel más social ya que muchas canciones utilizan un lenguaje simple, del común, con expresiones y dichos propios de una lengua.

Otro aspecto importante es la comprensión oral. Cuando nos gusta una canción en otra lengua, después de revisar que quiere decir su letra y comprender cierto vocabulario, podemos trabajar nuestra habilidad auditiva porque al acostumbrarnos a ciertas palabras y expresiones en otro idioma, al momento de escucharlas en otras canciones, películas, programas de televisión, o cualquier materia de audio, podríamos comprenderlas fácilmente. El hecho es no dejar de interesarnos en querer saber que quieren decir las canciones que nos gustan en otra lengua, seguir adquiriendo vocabulario, acostumbrar nuestros oídos a escuchar música en otro idioma y a tener la capacidad de comprender cada vez más y muchas veces sin darnos cuenta estamos mejorando una habilidad esencial a la hora de aprender otra lengua, la compresión auditiva.

Por último, un aspecto clave a la hora de aprender una lengua y que muchas personas encuentran complicado, la  pronunciación. Con la música, podríamos mejorar notoriamente nuestra pronunciación. Después de ver las letras de aquellas canciones que nos llaman la atención en otro idioma y sucesivamente al escucharlas en repetidas ocasiones, cantemos, repitamos lo que la letra dice, no dejemos de hacerlo incluso si al principio parece difícil, llegaremos al momento donde seguir una canción que nos gusta no será gran cosa, donde podríamos notar cuanto hemos mejorado en términos de pronunciación en otra lengua.

La música, cuán importante es para todos, todas las cosas que nos puede hacer sentir, todo lo que nos enseña, y de esa misma forma, son muchas los aspectos que podríamos aprender en otra lengua, y podríamos hacerlo partiendo desde la música. Encontremos aquellos sonidos y letras en otro idioma que nos parezca llamativo. Busquemos significados, entendamos el mensaje, adquiramos vocabulario, trabajemos nuestra habilidad auditiva, y cantemos.

 

Articulo escrito por Felipe Cortes – Docente y licenciado en lenguas modernas, Co-fundador de la academia virtual NOVA. Revisado y publicado por Julian David Muñoz, fundador del Proyecto NOVA.