¡Hola de nuevo! Ha pasado algún tiempo desde que escribí mi último artículo, para mi blog, por cierto. He estado algo ocupado con varios proyectos, pero ya estoy de vuelta, y con nueva imagen.

Hoy te he traído un tema que me parece esencial para nuestra productividad, concepto que cada vez cobra más fuerza. Como no quiero llenarte de teoría y si dejarte pensando en cómo invertir tu tiempo de forma inteligente, vamos a pasar al tema de inmediato.

Sabes lo importante que es aprovechar el tiempo, la vida se nos va pasando en un abrir y cerrar de ojos, y eso preocupa. Necesitamos dejar de lado las cosas que nos toman demasiadas horas y que, al final, nos dejan poco, o ningún, provecho. Esto, sobre todo, para nuestros asuntos profesionales o laborales. Para las demás áreas también aplica, pero es que no es un secreto que el tiempo que le invertimos a cosas personales y familiares está bien invertido.

invertir tu tiempo de forma inteligente

Perfeccionismo vs invertir tu tiempo de forma inteligente

El perfeccionismo es, sin lugar a dudas, uno de los mayores obstáculos que se nos presenta al tratar de invertir nuestras horas de la mejor manera. Creemos que somos perfeccionistas y que eso quiere decir que estamos progresando, pero muchas veces estamos en un error. No me malinterpretes, está bien ser algo perfeccionista, pero hay un delgado límite que en ocasiones no nos damos cuenta que cruzamos. El perfeccionismo nos estanca, nos bloquea en una parte de nuestra actividad, por pequeños detalles quedamos paralizados.

Es verdad que queremos resultados, que necesitamos dar lo mejor de nosotros, dar un servicio de muy buena calidad. Pero también es verdad que necesitamos avanzar, necesitamos hacer las cosas bien y avanzar. No estoy invitándote a realizar tus labores de forma mediocre, te invito a que seas eficiente. Y un paso importante es dejar el perfeccionismo a un lado, hay momentos en que, como ya lo dije, necesitas solo avanzar.

En un grupo de amigos, que por cierto tienen mucho éxito, predomina un lema que dice “Es mejor hecho que perfecto”. Bueno, así dice más o menos, es para que te hagas una idea. Para mi es una frase que tiene mucho poder, te invita a la acción, a dejar de enredarte con detalles.

Conozco personas perfeccionistas en extremo a las que no les rinde el tiempo, que buenas labores hacen, 10 sobre 10. Pero hacen poco, se les acumula el trabajo, se meten en muchos problemas por incumplimiento de tareas. Aquí es donde tocamos directamente el tema de la productividad. Recuerda esa importante palabra, memorízala bien.

productividad y tiempo

La productividad y la inversión de tu tiempo

Entonces, aparece la idea de que debes hacer las cosas bien hasta el punto que están bien y listo. No estás leyendo mal, es toda la idea de este post, reducir la dosis de perfeccionismo para aumentar tu productividad. Debes llegar a un punto donde has hecho un buen trabajo con una inversión moderada de tu tiempo. Te pongo un par de ejemplos:

 

  1. Realizas un informe diario increíblemente detallado, imágenes editadas, títulos mejorados, contenido 200% profesional. Te gastas el 80% de tu día laboral en ello, como el 20% restante no te alcanza para lo demás pues debes quedarte a trabajar de más o acumular trabajo para tu fin de semana.
  2. Haces un buen informe diario, unas cuantas imágenes, escribes ideas concisas y la claridad de la redacción es evidente. Inviertes un 20% de tu día laboral en ello y aun así estas entregando algo con calidad. Te queda tiempo para el resto de actividades, este es el objetivo.

panda emprendedor

¿Ves cómo dos situaciones iguales pueden ser ejecutadas de forma distinta afectando la productividad? Definitivamente lo primero es crear conciencia sobre el hecho de que debemos invertir mejor nuestro tiempo. Después si podemos empezar a realizar nuestras tareas diarias con más eficiencia. Recuerda el lema popular de que “El tiempo es oro”, muy acertadas palabras, por cierto.

En conclusión, te invito a que dejes el perfeccionismo de lado, te invito a que avances. Te propongo que hagas más, a dar lo mejor de ti, pero no a paralizarte con pequeños detalles. Te aconsejo que revises si estas descuidando áreas importantes, como la familiar, por invertir de más en otras tantas, como la laboral. Recuerda que tu tiempo es como el agua, cada gota cuenta, cada minuto cuenta.

 

Revisa este buen artículo en la web que habla sobre la inversión del tiempo de forma inteligente. Ver Artículo.

 

Te recomiendo también revisar mi artículo sobre ¡cómo construir un nuevo hábito que potencialice tu vida!