Comprender cómo crear nuevos hábitos para tu vida es esencial para progresar en muchos aspectos que son fundamentales para ti, por ejemplo, en tu salud, tu felicidad, tu economía, tu tiempo libre, entre otros. Es importante que evalúes los hábitos que tienes actualmente en tu rutina diaria, porque muchos no son saludables, revisa cuales deberías abandonar y considera seriamente integrar algunos nuevos y muy positivos.

Te vamos a brindar una lista de 5 recomendaciones de oro para construir un nuevo hábito desde 0 sin abandonarlo durante el camino a consolidarlo.

1. Comienza con un hábito muy pequeño

Muchas personas creen que lo que necesitan es más motivación para poder implementar buenos hábitos, la realidad nos dice que nuestra motivación va y viene, algo así como una ola, hay momentos en que debe estar en un punto bajo, no es falta de actitud positiva, es que piensa que actúa como un musculo que en determinados momentos se cansa o desgasta, es normal. ¿Entonces cómo empezar para que la falta de motivación no sea un problema que nos detenga? Creando un hábito que sea lo suficientemente fácil de implementar, tan fácil que requiera tan solo una “pizca” de nuestra motivación. Por ejemplo, En lugar de tratar de leer 20 minutos por día, comienza leyendo 5 minutos por día. En lugar de empezar con un ejercicio de 30 flexiones de pecho al día, comienza por 5 flexiones de pecho. Sabemos que suena muy sencillo, pero ese es el objetivo, necesitar muy poca motivación y empezar por lo pequeño, crear y fortalecer un hábito desde lo más simple.

 

2. Incrementa tu hábito de manera gradual, paso por paso

Incrementa tu hábito en un 1%. En lugar de tratar de hacer algo extraordinario desde el principio (pasar del punto A al C), mejor comienza poco a poco y mejora gradualmente. En el camino, tu fuerza de voluntad y motivación aumentarán, lo que hará que te sea más fácil mantener tu hábito para siempre. Recuerda que, como lo dijo Jim Rohn, el éxito es una de las pocas disciplinas simples cuando se practica todos los días.

 

3. A medida que progresas, divide los hábitos en “pedazos”

Si tú sigues mejorando tu hábito en un 1% cada día, veras el increíble progreso que vas a obtener al cabo de dos meses (por dar un tiempo estimado). Es importante que conserves tu nuevo hábito en una zona razonable, sin esfuerzos que exijan demasiado de ti, esto para que puedas mantener el impulso inicial y seguir progresando hacia tu objetivo. Por ejemplo, ¿Llegar a leer 30 minutos al día? Divídelo en dos segmentos de 15 minutos, así te será más fácil acomodar tus dos pequeñas metas en la que quieres obtener.

 

4. Cuando tropieces, levántate con más impulso y vuelve a la pista lo más rápido posible

Los mejores jugadores cometen errores y se salen de la pista como cualquier mortal en nuestro mundo. La diferencia, que los hace ser mejores, es que vuelven a la pista lo más rápido posible.

Se ha demostrado que fallar o perder tu hábito una vez, no tiene un impacto medible en tu progreso a largo plazo. No trates de ser perfecto con los hábitos que estas construyendo, la mentalidad de “todo o nada” muchas veces nos hace daño, hay ocasiones en las que fallamos, pero el mérito esta en solucionarlo y volver a tomar el timón.

No debes presupuestar que vas a fallar, pero si debes planificar alguna posible caída. Piensa en que puede hacer que tu hábito se vea entorpecido, evalúa varias opciones, te sirve que te hagas, y te respondas objetivamente, algunas de estas preguntas: ¿Cuáles son algunas de las cosas que pueden interponerse en tu camino? ¿Cuáles son algunas de las emergencias diarias que pueden desviar tu rumbo? ¿Cómo puedes planear solucionar estos problemas? O, al menos, ¿cómo puedes recuperarte rápidamente de ellos y volver a la normalidad?

Recuerda que necesitas ser consistente, no perfecto.

 

5. Paciencia, conserva un ritmo que puedas mantener.

Aprender a ser paciente es quizás la habilidad más crítica de todas. Puedes progresar increíblemente si eres constante y, sobre todo, muy paciente.

El agregar más peso a tus ejercicios durante tus rutinas del gimnasio debe ser algo que hagas progresivamente. Lee primero durante pocos minutos hasta obtener ese increible hábito que tanto quieres de 30, 45 o 60 minutos al día. La paciencia lo es todo. Haz cosas que puedas conservar con un buen ritmo, pero te insisto nuevamente, ten mucha paciencia.

Los nuevos hábitos los debes sentir fáciles, especialmente al principio. Si te mantienes constante y sigues aumentando tu hábito, este llegara a ser lo suficientemente fuerte como para que siempre lo conserves y le aporte valor positivo a tu vida.